17 jul. 2012

Mexicana recibe Premio Unesco-Guinea Ecuatorial

La mexicana Rossana Arroyo, el sudafricano Felix Dapare y el egipcio Maged Al-Sherbinyrecibieron hoy el premio UNESCO-Guinea Ecuatorial por sus investigaciones científicas en la primera edición de unpolémico galardón, financiado por el Gobierno de ese país africano.
El acto, celebrado en la sede parisina de laOrganización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), estuvo marcado por la ausencia del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, y de la directora general de esta agencia de la ONU, Irina Bokova.
El vicepresidente de Guinea Ecuatorial, Ignacio Milam Tang, pronunció un discurso en representación de su país durante la ceremonia de entrega del premio, dotado con 100mil dólares a cada uno de los galardonados por su trabajo en la investigación del origen y tratamiento de enfermedades, que además ponen en peligro la biodiversidad del planeta.
Tang destacó que la distinción está "exenta de toda ostentación y personalismos" y representa la "vocación de humanismo y solidaridad" de Guinea Ecuatorial.
"Frente al malogrado escenario de las pandemias actuales", ese país africano quiso contribuir con un premio científico "sin ninguna connotación política", agregó Milam Tang, quien lamentó que el galardón haya "sufrido un accidental y lamentable retroceso".
Originalmente denominado Premio Teodoro Obiang Nguema desde su creación en 2008, la UNESCO decidió cambiar el nombre del galardón por la controversia que suscitó el hecho de que esa agencia de la ONU vinculara su prestigio al de un presidente que llegó al poder hace 33 años a través de un golpe de Estado y que nunca lo ha dejado.
Acompañó al vicepresidente guineoecuatoriano el subdirector general de la UNESCO, Getachew Engida, quien recordó que uno de los objetivos fundacionales de la UNESCO consiste en favorecer el intercambio de conocimiento entre investigadores.
"La ciencia no tiene país, porque el conocimiento pertenece a la humanidad", señaló el segundo máximo responsable de la UNESCO.
La científica mexicana Rossana Arroyo fue distinguida por sus investigaciones sobre el control de la amebiasis y la tricomoniasis, dos enfermedades parasitarias que afectan a poblaciones en todo el mundo.
"El premio es el reconocimiento al trabajo que venimos desarrollando en beneficio de las mujeres que sufren una enfermedad de transmisión sexual", indicó Arroyo.
La investigadora mexicana, profesora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional de México, explicó que su nuevo método de diagnóstico permite identificar a aquellas personas "que están enfermas y no lo saben para que tengan su tratamiento y se curen".
"Puede ayudar a reducir el número de casos de VIH", añadió la investigadora, que se expresó en español.
El sudafricano Felix Dapare, dedicado "al desarrollo de capacidades agrícolas orientadas a combatir la escasez de alimentos" en África, destacó en su discurso la "relación innegable" entre la calidad de los alimentos y la salud humana.
"Para que África pueda nutrir con alimentos adecuados a su población" habría que formar en cinco años a mil científicos e invertir 5 mil millones de dólares, señaló.
Por su parte, el egipcio Maged Al-Sherbiny, premiado por su estudio de las técnicas de diagnóstico y de las vacunas contra la hepatitis C y la esquistosomiasis, destacó el carácter africano del premio, que distinguió a dos investigadores de ese continente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario