8 jul. 2012

Gobierno paraguayo enfrenta aislamiento

BUENOS AIRES.— Con un gobierno en la más absoluta soledad, sin reconocimiento internacional y sólo sostenido por la decisión de Brasilia de no hacer nada que afecte los intereses brasileños en Paraguay, paraFederico Franco lo mejor que puede ocurrir es que el tiempo pase rápido, hasta las elecciones del 15 de abril próximo. Al menos eso se desprende de la visión de los analistas, después de dos semanas de una gestión que hasta aquí no tuvo paz.
Lo que parecía mucho más fácil se está convirtiendo, paulatina pero constantemente, en un vía crucis, sin una meta definida a la vista.
Para los analistas, el panorama en Paraguay, tras la destitución de Fernando Lugo mediante un cuestionado y vertiginoso juicio político, no es el mejor. La comunidad internacional le da la espalda al nuevo gobierno que ve frustradas sus intenciones de tener apoyo popular.
Ya tuvo que suspender dos movilizaciones a las que había convocado previamente en apoyo al gobierno “porque la gente en el interior no se suma”, explica la analista Milda Rivarola. Un reflejo de lo que delatan las encuestas, en donde más del 60% está en desacuerdo en cómo se manejó el Congreso en la crisis institucional y en cómo se llevó a cabo el juicio político.
“Tenemos un gobierno que está en pleno desconcierto, con el canciller funcionando como ministro del Interior y el ministro del Interior como jefe de Policía” y además, con “las elecciones (15 de abril) muy lejos aún”, acota Rivarola.
No hubo apoyo popular a Lugo en sus últimas horas al frente del Ejecutivo, pero tampoco al nuevo gobierno, para muchos surgido de un golpe parlamentario. No faltan los que comienzan a especular con la posibilidad de anticipar las elecciones, pero ni al gobierno ni a la oposición colorada les conviene ese escenario. A Franco, porque pertenece al sector minoritario de su partido, el Liberal Radical Auténtico (PLRA), y carece de opciones electorales por el momento.
A los colorados, porque están inmersos en un proceso de elección interna en el que el empresario Horacio Cartes deberá medirse con la presidenta del partido, Lilia Samaniego, y con un precandidato en ascenso, Zacarías Irún, para dirimir quién será el candidato. Eso será recién en noviembre.
A este gris panorama político nacional y al cada vez más complicado escenario internacional se suma el de los empresarios que reclaman la salida de Paraguay del Mercosur, donde fue suspendido, al menos hasta las elecciones próximas.
La reciente crisis diplomática con Venezuela es netamente política. A nadie escapa que hace años Paraguay recibía de ese país un tercio de su consumo petrolero, el cual fue cortado por Hugo Chávez. De esos acuerdos existe una deuda con Caracas de 300 millones de dólares que, en este contexto, queda en el aire.
“En el Mercosur, el rol de Paraguay, al igual que el de Uruguay, es acompañar a Argentina y a Brasil, por eso por ahí no debería pasar mucho la preocupación del gobierno”, explica Jorge Enrique Velázquez. “No es nada fácil para un gobierno que carece de legitimidad, como éste, romper con el Mercosur”, admite. Para Velázquez, son los colorados los que a priori tienen más posibilidades en las próximas elecciones, “siempre que el gobierno de Franco pueda cumplir con los plazos legales y llegar al 15 de abril”.
“Hoy aquí todo puede pasar. Incluso que un gobierno que no está reconocido por nadie, perdido por perdido, decida seguir en el poder”, opina Rivarola, mientras observa cómo a través de las redes sociales se manifiesta la virulencia política que no se vio en las calles en los últimos días.
Por eso Franco no la tiene fácil, y menos cuando hay gente que comienza a valorar positivamente a Lugo, como el analista Carlos García, para quien el ex presidente “tuvo una excelente gestión en salud y en el terreno social, donde la pobreza había logrado reducirse 1%, cuando en los últimos años nunca había bajado”. Sin embargo, García también resalta que el de Lugo no fue “un buen gobierno porque careció de política y fue muy tibio en las reformas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario