19 jul. 2012

Defiende Napolitano plan migratorio de Obama

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, defendió el jueves la decisión del presidente Barack Obama de dejar de deportar a muchos inmigrantes traídos al país cuando eran niños y permitirles solicitar permisos de trabajo a pesar de que carecen de permiso de residencia.
"Las leyes de inmigración de nuestra nación deben ser aplicadas de forma firme y sensible" , afirmó la secretaria en declaraciones preparadas de antemano y enviadas a la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes.
"Pero no están diseñadas para ser aplicadas a ciegas sin considerar las circunstancias individuales de cada caso" .En sus afirmaciones, Napolitano describió el plan y defendió la decisión del gobierno. La secretaria estaba por comparecer ante el Congreso por primera vez desde que se anunció el plan.
Obama anunció en junio que emitió una orden ejecutiva para que muchos inmigrantes, que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños y no tienen autorización para estar en el país, no enfrenten leyes de inmigración tan estrictas.
Bajo el cambio en las políticas, los inmigrantes no autorizados serían candidatos a evitar ser deportados si pueden demostrar que tienen 30 años o menos, han estado en Estados Unidos al menos cinco años, llegaron antes de cumplir 16 años, concluyeron sus estudios en una secundaria estadounidense o obtuvieron un certificado de aprobación del examen GED (siglas en inglés de Desarrollo Educativo General) , o se encuentran actualmente en la escuela y no tienen antecedentes penales.
También pueden solicitar un permiso de trabajo con dos años de duración, el cual puede ser renovado cuantas veces sea necesario.
El cambio en las políticas podría afectar a más de un millón de inmigrantes no autorizados y alcanza en parte los objetivos de la así llamada Ley DREAM, una legislación que proporcionaría un camino para que muchos inmigrantes jóvenes que carecen de permiso de residencia puedan obtener con el tiempo la ciudadanía estadounidense.
Napolitano ha dicho que el DHS (siglas en inglés del Departamento de Seguridad Nacional) tiene amplias facultades para actuar a discreción a la hora de decidir a qué inmigrantes no autorizados va a deportar. El jueves dijo que la reciente decisión de la Corte Suprema que deroga gran parte de la estricta ley de Arizona para controlar la inmigración respalda esa autoridad.
"De hecho, como hizo notar la Corte Suprema en su reciente fallo sobre la ley de Arizona encaminada a regular la inmigración, 'una característica especial del sistema para retirar (a alguien del país) son las amplias facultades de discreción que ejercen las autoridades de inmigración''', dijo Napolitano.
Los republicanos han criticado ampliamente el programa, al que han calificado como una " amnistía por la puerta trasera " que evade la voluntad del Congreso.
El republicano Lamar Smith, presidente de la Comisión Judicial, ha sido de los críticos más duros de las políticas del gobierno para aplicar las leyes que regulan la inmigración.
" La agenda de amnistía del gobierno es un triunfo para los inmigrantes ilegales pero una derrota para los (ciudadanos) estadounidenses ", afirmó Smith en su declaración de apertura preparada de antemano."
Una y otra vez el Departamento de Seguridad Nacional ha hecho hasta lo imposible para evitar tener que aplicar las leyes que regulan la inmigración ", agregó.
" La política del Departamento de Seguridad Nacional de no aplicar la ley seguirá costándole su empleo a estadounidenses inocentes ".Smith también dijo el jueves estar preocupado de que darle a los inmigrantes no autorizados el derecho a trabajar legalmente en Estados Unidos lastime una economía ya de por sí en problemas. También puso en tela de juicio la manera en que las autoridades del DHS pretenden combatir el fraude."
La amnistía del gobierno (del presidente Barack) Obama también es un imán para atraer el fraude ", afirmó Smith.
" Muchos inmigrantes ilegales afirmarán falsamente que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños y este gobierno se niega a dar los pasos necesarios para verificar si sus afirmaciones son ciertas o no ".
Napolitano dijo que las autoridades del DHS aún sopesan qué documentos les solicitarán a los inmigrantes con el fin de que demuestren que cumplen con los requisitos para no ser deportados y puedan recibir un permiso de trabajo.
Los detalles de los papeles que se requerirán deberán estar disponibles para el 1 de agosto, señaló la funcionaria. También dijo desconocer cuántos inmigrantes no autorizados obtendrán permisos de trabajo." No hay un cálculo real. No sabemos ", afirmó.
El representante republicano Steve King también cuestionó la autoridad legal del gobierno para modificar esa política sobre la inmigración sin tomar en cuenta al Congreso y le pidió a Napolitano que la rescinda." No la rescindiré; es correcta bajo lo que marca la ley", afirmó la funcionaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario