15 sept. 2012

Pide Benedicto XVI libertad religiosa, tolerancia y paz


BEIRUT (Agencias).— El papa Benedicto XVI pidió ayer en el Líbano, durante la firma de la Exhortación Postsinodal (documento final) del Sínodo de Obispos para Medio Oriente de 2010, que sea efectivo el derecho a la libertad religiosa y se practique la tolerancia entre los fieles de diversos credos en la zona.
“Que todos los pueblos de la región vivan en paz, hermandad y libertad religiosa”, dijo el santo padre en la basílica de San Pablo en Harissa, adonde llegó en una visita histórica de tres días, la primera al Líbano en sus siete años de pontificado.
Durante su discurso, Joseph Ratzinger hizo una invitación al diálogo “en este contexto difícil”. “Debemos celebrar la victoria del amor sobre el odio. Os invito a no tener miedo y conservar vuestra fe”, subrayó.
También hizo un llamamiento a los fieles para que se aferren a la verdad en los países donde hay divisiones y heridas para recuperar la unión.
“La tolerancia debe triunfar sobre la venganza y la unión sobre la división”, aseguró el Papa, quien remarcó que “este es un llamamiento insistente para que toda palabra se convierta en hecho”.
Benedicto XVI indicó, además, que “la libertad religiosa es el culmen de todas las libertades. Es un derecho sagrado e inalienable. Comporta tanto la libertad individual y colectiva de seguir la propia conciencia en materia religiosa, sea la libertad de culto”. “Incluye la libertad de elegir la religión que se cree sea la verdadera y de manifestar públicamente la propia creencia”, agregó.
“En Medio Oriente debe ser posible profesar y manifestar libremente la propia religión y sus símbolos, sin poner en peligro la propia vida y la propia libertad personal”, concluyó el papa.
Por otro lado, la Exhortación, el documento firmado ayer por el Sumo Pontífice, recoge las propuestas aprobadas en el sínodo de 2010, donde se rechazó el uso de la Biblia para justificar las “injusticias” y se abogó para que los palestinos tengan un Estado propio, en la línea “dos pueblos, dos Estados” (Israel y Palestina).
El Papa explicó que el texto está dirigido a todo Medio Oriente y su primer mensaje es indicar a los fieles lo que deben hacer en esta tierra. Asimismo, hizo hincapié en que “la Iglesia de Oriente debe vivir sin temor porque Dios están en ella para practicar su fe efectivamente”.
Tras la firma del documento, Benedicto XVI lo entregará a los obispos de Medio Oriente en la misa que oficiará el domingo en Beirut.
Sobre los primeros encuentros del Sumo Pontífice en el Líbano, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, aseguró que fueron positivos.
Para Lombardi, el viaje de Benedicto XVI a Líbano muestra “la originalidad de la vida social, política y religiosa” de este país, “donde confía en el deseo de convivencia de sus dirigentes”.
“El Santo Padre tiene una actitud muy abierta hacia el diálogo interreligioso”, agregó Lombardi, quien resaltó que el Papa se expresó, de modo firme, contra el fundamentalismo y por el respeto “a la dignidad de la persona”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario