2 sept. 2012

Blogueros de la literatura

El deseo de llevar una bitácora más colectiva que personal de sus gustos y pasiones literarias, pero sobre todo su ansiedad por compartir las lecturas que los han hecho vibrar y emocionarse, llevó a cuatro jóvenes estudiantes a entrar al mundo virtual y crear un blog literario en el que plasman sus filias y sus fobias sobre la narrativa contemporánea juvenil; cada uno desde su trinchera ha impulsado la creación de una comunidad bloguera que promueve la lectura en un país de no lectores.

Yesenia Correa, Izamari Hernández y Alexis Steven Jara son “bloggers”, blogueros o bitacoreros; son apasionados lectores y reseñistas que están al tanto de la narrativa juvenil en un país en el que, según la Encuesta Nacional de Lectura realizada en 2005 -la única que se ha hecho en México-, los mexicanos sólo leen 2.9 libros al año.

A estos tres jóvenes que comparten sus obligaciones escolares, laborales y cotidianas con la literatura, les ha tocado picar piedra. Hace tres años, cuando uno que otro empezó a dar sus primeros pasos, no había blogs literarios mexicanos, la única opción para poner en discusión sus lecturas era entrar a los blogs españoles.

Hace dos, cuando comenzaron a aparecer más bitácoras mexicanas, se contabilizaban diez; hoy existen más de 70 espacios, administrados por chicos de entre 14 y 35 años, aunque en promedio la mayor parte son administrados por jóvenes de entre 18 y 22 años.

En ese rango se ubican Yesenia, Izamari y Alexis, tres de los blogueros mexicanos pioneros de una moda que en España lleva varios años y que tiene mayor reconocimiento de los lectores y de las editoriales; allá no sólo tienen más blogs, también más libros. Hace tres años, por cada 50 libros que aparecían en España sólo tres llegaban a México; hoy las cosas han mejorado pero todavía están lejos de ser equiparables.

“Todavía le falta mucho a México, a las editoriales les falta ver que un blog puede hacerle propaganda a sus libros, nosotros logramos que un libro se venda pero muchas editoriales no ven eso y sienten que es una pérdida dar un libro cuando en realidad les damos difusión gratis; falta que tengan conciencia de que estamos y somos una herramienta que los ayuda y si se ponen las pilas México tendría más lectores”, dice Yesenia Correa.

La autora del blog “Mi mundo de libros” es una de las más activas; la silla de ruedas que usa para evitar caídas y fracturas -padece osteogénesis imperfecta- no le han impedido impulsar diversos proyectos.

El pasado 30 de junio ayudó a realizar la primera quedada bloguera literaria a la que acudieron unos 30 chicos de la comunidad bloguera de la República; en diciembre hicieron un intercambio de libros por todo el país, promueven concursos internacionales y han emprendido un directorio de blogs mexicanos “para que las editoriales vean que sí hay blogs literarios que son hechos por jóvenes y que en ellos ponemos el alma”.

¿Los jóvenes leen?

Los blogueros consultados asumen esta tarea con mucha seriedad, aunque tiene la frescura del hobby y una salida a sus inquietudes de comentar con otros sus lecturas. “Empecé el blog porque necesitaba platicar con alguien de libros”, dice Izamari Hernández, también estudiante de psicología y administradora del sitio “Chaos Ángeles”. Es ella quien asegura que es horrible comprobar que los jóvenes no leen: “Cuándo ponemos encuestas de ¿qué prefieres: ver la película o leer el libro? la gran mayoría dice ‘voy a ver a película, no voy a leer el libro’”, comenta.

Estos blogueros que se entregan con fe a la labor coinciden en que abatir los bajos índices de lectura no es sencillo, pero dan la batalla. Yesenia Correa afirma: “Mi idea era hacer que México fuera un país lector porque muchos critican que la literatura juvenil es muy superficial, pero para mí es una forma de empezar, ya después sigues con los clásicos, tus gustos van cambiando y comienzas a ser un lector más crítico”.

También Alexis Steven Jara, de 17 años y administrador del blog “El final de la historia”, dice que con el tiempo ha dirigido su meta a lograr que más mexicanos se animen a leer, que disfruten con ello y recomienden sus lecturas. “Sabemos que México tiene un índice realmente bajo de lectores a nivel nacional, se leen muy pocos libros al año y hay muchas personas que no leen ni uno”.

Los blogueros han peleado con las editoriales para que traigan nuevos títulos, como La hermandad de la daga negra y Los cazadores oscuros, que ha causado sensación en España; hace unos días lograron la publicación del primer número de Los cazadores oscuros, es algo aunque en realidad muy poco pues van en el libro 37.

“Queremos que traigan todos los libros de editorial Versátil, pero no quieren por que dicen que faltan lectores. Hacemos junta de firmas para que las editoriales vean el interés, hacemos páginas en Facebook para que la gente se una y comenté y así la editorial se dé cuenta de que queremos libros”, agrega Izamari.

Un detonador fundamental para el boom de los blogs literarios fue Crepúsculo, la saga de vampiros de Stephenie Meyer; tras leerla casi todos la “echaron a la basura”, pero reconocen que fue fundamental para sus inicios lectores: “Todos odiamos Crepúsculo, todos lo leímos porque en ese entonces era el único que había; claro, debemos agradecer que después del boom de Crepúsculo llegaron muchos libros al país”, dice Izamari.

Alexis siempre ha oído críticas a los libros juveniles, pero él cree que el error es darles a los niños lecturas de historia o de cualquier cosa pesada que los aleja de los libros y los acercan a los videojuegos y la televisión. “Tal vez si les dieran libros infantiles y/o juveniles para empezar, más niños se quedarían con el gusto por la lectura”.

Ser bloguero en México no es fácil, exige tiempo diario, ser versátil y creativo para aumentar el número de seguidores; exige lectura crítica e inversión; hace más de un año, las editoriales –en especial Alfaguara- han encontrado en los blogs un instrumento muy eficaz para la promoción de sus libros y tienen como colaboradores a blogueros, les mandan sus novedades y los chicos los reseñan.

Hacen concursos y entregan los libros o se apoyan en las editoriales para enviarlos. Tienen comunicación con blogueros de España, Argentina, Venezuela, Panamá y EU; han mejorado su ortografía y han encontrado amigos. Todos coinciden en que el blog les ha cambiado la vida, que allí seguirán y que continuarán leyendo hasta que la vista se los permita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario