9 ene. 2013

Regresa navío argentino incautado en Ghana


La fragata 'Libertad', el buque escuela de la Armada, arribó el miércoles a la costa argentina en medio de una entusiasta bienvenida, tras haber estado retenido más de dos meses en un puerto de Ghana por una demanda de bonistas que litigan contra el país sudamericano.
Miles de simpatizantes del gobierno de la presidenta Cristina Fernández viajaron a la ciudad costera de Mar del Plata para un acto convocado como un festejo pero con fuerte significado político.
El gobierno logró el 15 de diciembre que el Tribunal Internacional del Derecho del Mar fallara a favor de la liberación del buque, embargado en Ghana a raíz de la demanda de inversores internacionales que exigían el pago de 370 millones de dólares por bonos de la deuda en cese de pagos desde fines de 2001.
La mayoría de los miembros de la oposición anunció que no acudiría a Mar del Plata para recibir al buque escuela por considerar que la presidenta Fernández encabezará un "acto partidario".
Los críticos al gobierno cuestionaron que las autoridades no previeran que el buque podía ser objeto de un embargo por las demandas de bonistas litigantes en las aguas de Ghana y de otros países donde en octubre realizaba su viaje de instrucción.
Las principales organizaciones oficialistas movilizaron a miles de militantes en autobuses para el acto de recepción.
"La Argentina no acepta extorsiones y los 'fondos buitre' deben entender que nuestro gobierno toma sus propias decisiones independientemente de los grupos de presión externos e internos", dijo un comunicado de la Corriente Nacional de la Militancia.
Fernández sostiene que la fragata es un símbolo de soberanía y su regreso supone una victoria para el país.
La mandataria se negó a pagar lo que le exigían los bonistas litigantes a los que denomina "fondos buitre" por considerar que compraron bonos a un precio de ganga durante la crisis de 2001 y 2002, posteriormente no aceptaron ingresar en sendos canjes de deuda realizados por el país en 2005 y 2010 --con importantes descuentos de capital y aceptados por 93% de los bonistas -- y que ahora pretenden cobrar la totalidad del valor de los títulos.
Andrea Zapata, un profesor de 43 años, que llegó al acto oficial, declaró: "Vine para acompañar a nuestra presidenta en este momento tan importante para todos los argentinos, no solamente para aquellos a apoyan su proyecto político porque la fragata 'Libertad' es un símbolo de nuestro país".
Otro concurrente, Dante Stamati, vendedor de revistas, dijo condenar el embargo del navío, pero opinó que el acto de masas "es tal vez una propaganda política a favor de Cristina y lo va a usar en su favor".
En tanto, activistas antigubernamentales repartieron volantes en Mar del Plata convocando a un cacerolazo de protesta para la llegada del buque a la ciudad, llena de turistas que pasan sus vacaciones estivales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario