21 ene. 2013

Barack Obama jura para segundo mandato


WASHINGTON.— Cinco minutos antes de expirar su mandato presidencial, ayer al medio día, Barack Obama avanzó con paso solemne por la puerta del salón azul de la Casa Blanca. Visiblemente nervioso, el presidente de Estados Unidos puso su mano sobre la Biblia de la familia y pronunció el juramento que marcó el inicio de su segundo mandato.
“Que Dios me ayude”, rubricó el mandatario antes de estrechar la mano del presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, quien tomó juramento con una copia del texto constitucional para evitar el tropiezo de hace cuatro años, cuando dijo las palabras del juramento, que Obama debía repetir, en el orden incorrecto, lo que le obligó a repetir el acto para atajar las críticas de quienes se atrevieron a cuestionar la legalidad de Barack Obama como presidente constitucional.
“Buen trabajo papi”, soltó espontáneamente su hija Sasha. “Esta vez no metiste la pata”, añadió. “Sí, lo hice bien”, le respondió Obama.
Desde las pantallas gigantes, instaladas en el largo corredor que media entre el Capitolio y el monumento a Abraham Lincoln, miles de personas aplaudían y festejaban este acto, celebrado “en la intimidad” ante un reducido grupo de invitados en la Casa Blanca. Hoy se llevará a cabo el juramento testimonial que pronunciará Obama desde las escalinatas del Capitolio ante una multitud estimada de 800 mil personas. El mandatario prestará juramento sobre dos biblias: la que utilizó Abraham Lincoln y la que perteneció a Martin Luther King, rindiendo homenaje a dos figuras por las que Obama tiene una conocida predilección.
La Constitución de EU indica que la toma de posesión debe llevarse a cabo el 20 de enero; las ceremonias inaugurales no se celebran en domingo, ya que las instituciones públicas y las cortes están cerradas ese día. De ahí la decisión de escenificar dos ceremonias, la de ayer y la de hoy.
Ayer antes de la ceremonia, Obama visitó al cementerio de Arlington y depositó una ofrenda floral en el monumento al soldado desconocido. A su lado estaba el vicepresidente Joe Biden quien poco antes había jurado a su cargo ante Sonia Sotomayor, la primera magistrada latina en llegar a la Suprema Corte y en investir legalidad constitucional a un vicepresidente de Estados Unidos.
Tras su visita al cementerio de Arlington, la familia Obama se trasladó a la Iglesia Metropolitana Episcopal para participar en una ceremonia religiosa. Este lugar fue también el escenario elegido por otros presidentes como Bill Clinton durante las ceremonias que han marcado una renovación de mandato.
Miles de personas se encontraban en las inmediaciones de la Casa Blanca, el Capitolio y el monumento a Lincoln. “Nosotros venimos desde Houston. Hace cuatro años también estuvimos presentes, pero no nos queríamos perder la ceremonia de inauguración del segundo mandato” dijo Loretta Phillips, profesora universitaria.
Grupos estudiantiles, artistas, empresarios, líderes sindicales, alcaldes, familiares de militares, grupos de inmigrantes jóvenes. Una diversidad racial y cultural tapizaba ayer el Mall de esta ciudad.
“No podíamos dejar de venir desde California para asistir al inicio de un mandato que puede hacer realidad nuestras aspiraciones de convertirnos en ciudadanos”, dijo Gustavo Martínez, un estudiante indocumentado.
Desde la madrugada de hoy habrá intensa movilización de miembros de la Guardia Nacional que se encargarán de velar por la seguridad de los asistentes al evento de hoy.
Ayer mismo, el Presidente mexicano Enrique Peña Nieto felicitó a Obama a través de Twitter: “Felicidades a @BarackObama, quien hoy inicia su segundo mandato como Presidente de los Estados Unidos de América”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario